Te hacemos fácil la tecnología

FBI

Estados Unidos prueba como capturar delicuentes en todo el mundo usando Twiiter

Una cacería mundial comenzará a fines de marzo, cuando se lance el proyecto del Departamento de Estado de Estados Unidos para capturar a un grupo de supuestos delincuentes, usando Twitter. En primera instancia se trata de un concurso, donde el equipo que logre atrapar a los ladrones obtendrá un premio de USD$5.000. La idea detrás de esto es demostrar a las agencias de inteligencia y policías que pueden atrapar a sospechosos que están en fuga usando sólo su ingenio y las redes sociales.

Bautizado como “Tag Challenge”, este no es el primer concurso en aprovechar a las masas en la red para descubrir información o buscar personas.  Sin embargo, ésta podría ser la simulación de mayor escala que se haya realizado de este tipo entre agencias de gobierno.

Cinco ladrones de joyas están sueltos en Nueva York, Washington, Londres, Estocolmo y Bratislava. A las 8 am de cada ciudad del 31 de marzo, los organizadores del concurso publicarán una foto de cada ladrón. Los concursantes tendrán luego 12 horas para buscarlos y subir una foto de ellos cuando los encuentren al sitio de la competencia.

Cómo lograrán eso los equipos, es un misterio que deberán resolver los concursantes. Encontrar a una persona entre millones no es fácil, y está claro que requerirá la colaboración entre muchas personas.

Las fotos de “los más buscados” han sido una estrategia usada por la policía por muchísimos años, pero hacerlo a través de redes sociales y esperar que otros los encuentren al mismo tiempo en cinco ciudades es nuevo.


Estados Unidos discute estrategias de seguridad cibernética

Los miembros del Senado de Estados Unidos discutieron este jueves sobre si el nuevo proyecto de ley de seguridad cibernética efectivamente le dará al gobierno estadounidense y a la seguridad privada lo que necesita para defenderse en contra de decenas de ataques que ocurren diariamente y que van dirigidos
tanto a las redes computacionales del gobierno como del sector privado.

La Ley de Ciberseguridad de 2012 (Cybersecurity Act) propone alojar las oficinas de seguridad cibernética del gobierno en el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), el cual ya tomó el liderazgo entre las agencias del gobierno estadounidense para coordinar los esfuerzos y enfrentar los difíciles problemas de seguridad en cooperación con la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Específicamente, la ley establece los lineamientos para determinar
las debilidades de la ciberseguridad, la protección y la promoción de la innovación y el fomento a las empresas para compartir información sobre amenazas en el ciberespacio. Todo para mejorar la seguridad de las redes cibernéticas del gobierno, así como coordinar la investigación y el desarrollo mientras se aclara el papel de las agencias federales estadounidenses.
Tal vez la acción más polémica de la ley es establecer una
cooperación entre el gobierno y el sector industrial privado que controla los sistemas de infraestructura crítica como el sistema de control de trafico aéreo de Estados Unidos, las instalaciones para filtrar el agua, los sistemas bancarios y las redes de electricidad.

El senador demócrata de Virginia Occidental, John Rockefeller, urgió la aprobación de la legislación diciendo que los ciudadanos estadounidenses corren un gran riesgo y ni siquiera lo saben.
“Algunas veces es difícil hablar de esto sin sonar alarmista”, dijo Rockefeller, antes de dar detalles sobre cómo la amenaza en el ciberespacio podría afectar al mundo real, usando como ejemplo un ataque potencial al sistema de control de tráfico aéreo de Estados Unidos.

“Los piratas cibernéticos podrían apoderarse de eso. Así que los aviones estarían volando a ciegas y se estrellarían unos con otros y matarían a muchas personas”, dijo Rockefeller.

Bajo esta legislación, las empresas privadas que controlan esas infraestructuras críticas tendrían que identificarse ante el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos y se les exigiría a cada una de ellas que protegiera a sus propias redes de un ataque cibernético. También tendrían que autocertificarse en un esfuerzo para mostrarle al gobierno estadounidense que cumplieron.

El DHS podría realizar revisiones sorpresa a las empresas, y las fallas en la seguridad podrían conducir a sanciones civiles. La naturaleza voluntaria del proyecto de ley es uno de los asuntos que ha causado más críticas.

El senador de Arizona, John McCain, fue uno de los siete senadores republicanos que enviaron una carta al líder del Senado diciendo que el proyecto de ley no se presentó ante otros comités que tienen opiniones sobre el tema. Durante la audiencia del jueves, McCain expresó sus inquietudes sobre los resultados que podrían tener las medidas, y expresó sus dudas sobre asentarla en departamento al que se refirió como el “leviatán regulatorio del DHS”.

“Dadas las graves consecuencias económicas y de seguridad de cualquier legislación, es imperativo que otros comités que tengan jurisdicción (en el asunto) y oportunidad para compartir el resultado legislativo de una manera bipartidista”, dijo McCain, quien prometió la introducción de un proyecto de ley alternativo sobre la seguridad cibernética.

El presidente del Comité de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el senador Joseph Lieberman, de Connecticut, no estuvo de acuerdo con McCain, y dijo que en realidad habían contactado a los siete senadores republicanos que firmaron la carta y que todo el mundo tuvo la oportunidad de trabajar para lograr un consenso.

“Siento que no se hayan comprometido antes y me alegro que ahora se vayan a comprometer”, dijo Lieberman en un intercambio cortés pero tenso con McCain.
El jueves más temprano, en otra audiencia sobre amenazas mundiales, el director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper y el director de la Agencia de la Inteligencia de la Defensa de Estados Unidos, el teniente general Roland Burgess, alabaron el proyecto de ley y presionaron a los legisladores sobre la urgencia de la amenaza.

Clapper enumeró al contraterrorismo, a evitar la proliferación (de ataques), a la seguridad cibernética y a la contrainteligencias como las preocupaciones más urgentes que enfrenta la comunidad de inteligencia estadounidense.


El FBI podría dejar sin Internet a millones de personas el próximo 8 de marzo

En caso de que en exactas tres semanas más (el próximo 8 de marzo) no puedas venir a leer tu blog de tecnología favorito ni puedas acceder a nada en Internet, no quieras culpar a Betazeta ni nada por el estilo; se trata del FBI.

A ellos deberás culpar. Porque en dicha fecha la policía federal estadounidense desconectará múltiples servidores de dominios, dejando fuera de combate a todos los computadores que los usen.

Pero no llenen de piedras sus bolsillos aún, a pesar de que quizás la medida pueda afectarles. Todo esto obedece a que la policía debe lidiar con el denominado DNSChanger Trojan que -como su nombre lo dice- modifica la configuración DNS de los computadores infectados para redireccionar el tráfico hacia sitios maliciosos.

Con esta medida podrán atacarlo y eliminarlo para siempre.

Este troyano fue creado en Estonia y, pese a que sus creadores ya fueron arrestados, se estima que ha infectado máquinas en  alrededor de la mitad de las compañías más importantes del mundo y a las principales entidades gubernamentales. Peor aún es que también impide visitar páginas de seguridad que podrían descubrir y arreglar el problema.

Entonces el FBI obtuvo una orden judicial que le permite armar servidores de reemplazo temporal para que los infectados puedan limpiar el gusano de sus sistemas, pero esta expira el 8 de marzo, por lo que de no producirse una extensión del plazo, todo quien no haya eliminado el problema podría quedar absolutamente desconectado. Pero para todos quienes sospechen de la existencia del troyano en sus equipos o que simplemente quieran verificar que están ok, pueden informarse para revisarlo en el DNS Changer Working Group (tanto
para personas como
para empresas) y también
en el propio FBI.


FBI identificó a uno de los hackers de Scarlett Johansson


El miércoles pasado comenzaron a navegar dos fotos de la actriz completamente desnuda. Presumiblemente, las imágenes había sido robadas de su celular personal, por lo que el representante de la musa de Woody Allen contactó rápidamente al FBI.
(más…)


El FBI investiga a hackers que roban dinero en todo el mundo

El grupo llamado Metulji controlan las computadoras para robar; 172 países contabilizan millones de equipos infectados

Diversas agencias internacionales, entre ellas el FBI, están investigando lo que puede ser la botnet más grande documentada, es decir, una red de decenas de millones de computadoras secuestradas por hackers y utilizados para robar información bancaria, de acuerdo con la empresa de seguridad Unveillance LLC, que ayuda en la investigación.
(más…)


El FBI, a la caza y captura de los miembros de LulzSec

Es todo muy cinematográfico. Ya me los imagino rodeando la casa, entrando pistola en ristre con sus chaquetas azules con el logo del FBI impreso en amarillo… y equivocándose.

La agencia federal estadounidense asaltó una casa en Ohio a la búsqueda de un miembro de LulzSec, pero el operativo concluyó sin ningún resultado, al igual que otra incursión anterior en Iowa.

Puede que el grupo de hackers se haya disuelto, pero eso no hace desistir al FBI de su captura. El dueño de la casa era el conocido como “m_nerva”, un internauta rival de LulzSec que habría filtrado las discusiones en el chat del grupo.

Publicado con WordPress para BlackBerry.


Planeado para este fin de semana un nuevo ataque a Sony

A Sony se la están liando parda, no sólo han atacado sus servidores, páginas web y robado los datos de miles de usuarios. El próximo ataque planeado contra Sony podría ser todo un escándalo y un referente en el ciberterrorismo al publicar todos o gran parte de los datos robados.

Al parecer según varias fuentes este nuevo palo a Sony estaría planeado para este fin de semana y sería un problema muy grave para la compañía.

Aunque si bien es cierto que la persecución legal de Sony a Geohot y otros miembros de la Scene, junto con la cada vez mayor limitación a los usuarios de las posibilidades y apertura de la PS3 y PSP ha cabreado a mucha gente, ya llega un punto en el que los hackers tal vez se estén pasando un poco.

Puede que Sony no lo haya hecho lo mejor posible, pero la publicación de esos datos podría dar muchos problemas a gente inocente que nada tiene que ver en esta guerra.

A pesar de que Sony tiene sospechas bastante infundadas de que el grupo Anonymous esté detrás de los ataques, desde el mismo lo niegan y comentan que el robo de datos de tarjetas de crédito está en contra de sus principios.

Puede que ellos no tengan nada que ver o puede que sí, pero lo que sí tengo claro es que ningún grupo, empresa ni país debería imponer su voluntad ni amedrentar a los demás con ataques ni amenazas, sobre todo si al final los perjudicados son todos aquellos que no tienen nada que ver.

En estos días veremos que ocurre finalmente, pero espero que todo esto sirva para calmar los ánimos en vez de una lucha absurda por ver quien puede fastidiar más a quien.
Fuente:

Publicado con WordPress para BlackBerry.


El FBI pirateó software libre para espiar redes virtuales

El sistema operativo OpenBSD sufrió el pirateo del FBI, que colocó puertas traseras o backdoors en la plataforma de software libre. Un desarrollador, Gregory Perry, que trabajó en el proyecto, ha revelado estas informaciones tras decir que su acuerdo de confidencialidad con la agencia federal americana ya había expirado, afirmando que el propósito del organismo era espiar redes virtuales.
(más…)


Polémica sobre el pirateo del FBI a software libre


La acusación que recaía sobre el FBI, de piratear el sistema operativo OpenBDS, mediante la introducción de puertas traseras en la estructura de la plataforma, ha sido desmontada por uno de los desarrolladores presuntamente implicados, que niega haber tomado parte en un acción como las que apuntaba el primer desarrollador, Gregory Perry.
(más…)